sábado, 6 de agosto de 2011

V.A - Grabaciones íntimas - Canciones pop (1998)


1. loch ness - quiero que me cuentes algo (2:19)
2. francisco bochatón - perfume (de verano) (2:50)
3. santi amor - linda (5:35)
4. spleen - ansiedad (4:23)
5. menos que cero - demasiadas impresiones (2:25)
6. lucena - sobre vos (3:58)
7. gato - volumen (2:07)
8. el joven low-fi - canción del hijo crónico (1:49)
9. terciopelo azul - mientras te ame (2:29)
10. sergio pángaro - daikiris (2:04)
11. giradioses - ultra alta frecuencia (4:27)
12. astroboy nunca pierde - abacaxi (4:20)
13. paoletti - ciego
14. indra - lazos
15. fondo sandy - asfixia
16. tus hermosos - luna
17. opio - vía láctea en re menor
18. leo garcía - a vivir a marte

"El disco Astral Weeks de Van Morrison fue editado hace casi diez años antes de que esto fuera escrito. Fue particularmente importante para mí porque el otoño de 1968 fue una época terrible: yo era un naufragio físico y mental, con los nervios hechos trizas, con fantasmas y arañas tejiendo y acampando por mi mente. Mis contactos sociales habían mermado al punto de ser casi nulos; la presencia de otra gente me ponía nervioso y paranoico." Uno de mis ensayos sobre rock favorito se llama "Astral Weeks" y empieza así. El paranoico es el yanqui Lester Bangs. La fecha de publicación, 1979. Cuando Sebastián Carreras me pidió que escribiera algo para este compilado no se me ocurrió pensar que iría a arrancar mi textito con esta cita. Aquella tarde de nuestro encuentro, revisando el cd-demo y el librito-demo, me asaltaron los prejuicios: ay, había cantautores; ay, las grabaciones eran "low fi"; ay, cuánta pose de perdedor y melancólico; ay. Y de eso hay, y bastante. Pero no tanto. Lo que también hay son periodistas que hacen música. Eso me gustó mucho menos al principio, debo admitir. Y que "índice Virgen" me sonara a "Catálogo Incierto". Pero el proyecto era tan, pero tan, bueno. Un chico -Sebastián- que trabaja en una oficina 8 diarias 8 le arrancó $3000 a sus ahorros con el fin de editar un disco autogestionado donde todas las canciones estarían grabadas por solis¬tas o grupos en una portaestudio sin mucha decoración como para no desvirtuar el intimismo. ¿Cuánto hacía que alguien no se proponía semejante cosa? Había que apoyar semejante milagro. Aquí estoy.

Esta es la primera vez que escucho el disco completo. Estoy cicatrizándome de una depresión. El primer lunes feriado de Junio -ese que la gente usó para no salir de su casa, según Clarín-, a las 19hs (esa hora existencial y suicida) me hundí en el sol negro de la melancolía. Sí, fuera de toda pose "estetizante": me sentí demasiado solo y me caí. Al principio creía que me faltaba luz en el ambiente, que los veladores y la lámpara no eran suficientes. No: era que se me venía encima una oleada de depresión nomás. Veía las ventanitas de los otros: luz de televisor, sombras en la cocina. La gente miraba "un poco de tele" o "se hacía un cafecito". ¿Cómo pueden sobrevivir así? Como para no deprimirme. Típico.

Hoy, que ya es miércoles, escucho el compilado completo a la noche, solo, pero esta vez no demasiado. Leo los textos que escribieron los autores de las canciones, que en este caso, son más que com¬plementarios para comprenderlas. A medida que avanza, el disco se vuelve "particularmente impor¬tante para mi". Saboreo la hechura de esas cancioncitas que en un clic Proust me retrotraen a una de las canciones del rock argentino que más amo: "En una tarde de sol" (Moris, 1970). Siento que muchas canciones fueron compuestas en circunstancias parecidas (no tan extremas acaso) a la mía o a la de Lester Bangs (aunque salvemos las distancias del caso), y que deberían escucharse mejor en situaciones así. Digamos: cuando uno no puede más que decirle a otro, en vivo o por teléfono: "Hoy no me sentí muy bien. No sé. Estuve triste." Nada más.


Pablo Schanton, 10 de Junio de 1998, 23hs

Cortesia de audiodelica

1 comentario:

Silvio dijo...

Lo tengo. Después de escucharlo por primera vez sentí que había tirado la plata...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...